jueves, 22 de septiembre de 2016

EL FORMATO DE LOS SUEÑOS

   Yo casi siempre sueño en color. O en tecnicolor. En pantalla grande o en pequeño formato. Mis sueños transcurren al aire libre, en exteriores, aunque a veces tengo escenas de interior. Los olvido si no los verbalizo nada más despertar, pero en los primeros minutos permanece en mí una sensación incómoda, como de resaca, de no saber dónde he pasado la noche.

   No suelo tener pesadillas, aunque sí sueños del género absurdo: gente en el lugar que no le corresponde, amigos que no se conocen entre sí conviviendo con la familiaridad del roce cotidiano, personajes que no me han sido presentados interactuando como peces en el agua en mi día a día, yo comportándome como si no fuera yo. En ocasiones parecen sueños lúcidos: yo creo estar consciente de que estoy soñando, otros son el reflejo de una esperanza, de un deseo persistente durante las horas de vigilia. Hay quien tiene (dice) sueños videntes. o incluso telepáticos. Yo, por suerte, no practico de esos. En el más difícil todavía están los sueños-viajes astrales, que tampoco tengo el disgusto de conocer. Pero hasta hoy, mis sueños han estado fabricados de imágenes, secuencias, palabras, voces,  conversaciones, gestos, bandas sonoras...

   Esta mañana me ha despertado un whatssap. A las siete y diez. Cinco minutos antes de que sonara el despertador. La imagen inconfundible de un mensaje de texto con las letras en negro sobre un recuadro verde y fondo claro. Tal cual lo tengo yo en el móvil. Precedido por un pequeño bip (mental). Un tonto mensaje de unas cuatro o cinco líneas sobre alguno de los libros de texto de uno de mis hijos. enviado por el centro de estudios. Ni idea de si ha sido de la secretaría, de la dirección, del tutor. Ha sido recibirlo, leerlo y abrir los ojos como platos. Como de no dar crédito. Por eso no lo recuerdo bien. Tampoco me ha dado a tiempo a contestar. A ver esta noche como me espera mi emisor. Porque seguro que vio el doble check azul  y ya lleva doce horas sin respuesta. Miedo me da cerrar los ojos esta noche.